Valoración: 7/10

Mejor canción: Keep me in mind

Track list: “The Next Time Around”, “Brand New Start”, “Play The Part”, “No One’s Better Sake”, “Unattainable”, “Shoulder to Shoulder”, “With Strangers”, “Keep Me in Mind”, “How to Hang a Warhol”, “Don’t Watch Me Dancing”, “Evaporar”.

¿Los Hermanos? Seguramente a poca gente le sonará. Grupo brasileño del que Rodrigo Amarante forma parte.

¿The Strokes? Éste le sonará a muchos más. Fabrizio Moretti es el batería de ésta famosa banda neoyorquina que es probable un icono mundial del garage/indie rock.

Estos dos músicos que comparten nacionalidad y gustos, empezaron a gestar en 2006 la idea de un proyecto paralelo a sus bandas, de dispar éxito y repercusión internacional. De este encuentro y de la suma de la cantante Binki Shapiro surge Little Joy, y dan a luz a su primer y hasta el momento único álbum, que lleva por título el nombre de la banda.

Little Joy – Little Joy (2008)

En este sorprendente y melancólico álbum, que combina influencias tan dispares como la bossanova, reggae y rock de carácter indie o alternativo, podemos encontrar 11 canciones donde es difícil encontrar puntos flojos o partes débiles del disco. En general es una obra muy sólida, con un ambiente y espíritu muy definido que entrega eficientemente lo que pretende, sin grandes artificios y con un carácter intimista que logra hablar a través de unas letras cargadas de nostalgia.

Desde el primer tema, “The Next Time Around”, ya tenemos una idea clara de lo que nos vamos a encontrar. Ritmos suaves (un ukelele nos presenta el tema) con melodías insinuantes y cercanas. Probablemente sea éste uno de los puntos fuertes del disco, su capacidad para crear melodías que llegan al oído y transmiten el mensaje que la canción busca.

En ésta línea se mueve la primera parte del álbum, coqueteando con las raíces de la música brasileña en “Play the Part” y con el reggae en “No One’s Better Sake” (donde la evidente aparición de una frase melódica de la conocidísima ‘Starman’ de David Bowie crea un carisma especial). La parte más suave y gentil pertenece a “Unattainable”“With Strangers”, donde Shapiro y Amarante se turnan para cantar con pausa y sentimiento sobre metas no alcanzables y amores perdidos.

Por si en este ambiente costaba reconocer a Moretti (que tiene un papel muy activo en la composición de todos los temas), y su papel en The Strokes, nos encontramos con “Keep Me in Mind”, que bien podría haber estado presente en el último álbum de la banda americana (en vez de ése 70% de canciones prescindibles). De hecho a uno siempre le quedará el anhelo de escuchar éste buen tema cantado por Julian Casablancas.

El ánimo del disco va descendiendo de forma gradual con “How to Hand a Warhol”“Don’t watch me dancing” (una balada muy sentida donde Shapiro vuelve a tomar el mando), para acabar con “Evaporar”, obra de Amarante y una suerte de homenaje a su tierra natal y un final muy suave para un disco que en definitiva es muy fácil de digerir y que no encierra más misterio que el de proponer un conjunto de canciones sencillas y efectivas.

En resumen, un agradable añadido a esa parte melancólica que toda colección debe tener.